+ TODOS LOS MUSEOS DE LA CIUDAD DE PARIS

Descubre los 14 museos de la Ciudad de París

» Fermer

El hôtel Le Peletier de Saint-Fargeau

En 1989, el hotel Le Peletier de Saint-Fargeau fue anexionado al museo. Sus salas acogen las colecciones que datan desde la Revolución hasta nuestros días. Desde el año 2000, la orangerie, contiguo al hotel, acoge las colecciones arqueológicas desde el Neolítico hasta finales de la Edad Antigua

 

El hotel Le Peletier de Saint-Fargeau, situado en el número 29 de la calle Sévigné, fue construido en 1688, por Pierre Bullet (1639-1716), arquitecto del Rey y de la Ciudad, a cargo de Michel Le Peletier de Souzy (1640-1725). Este último, consejero de Estado e intendente de Finanzas, era el hermano menor de Claude Le Peletier de Morfontaine, que fue preboste de mercaderes (1668-1676) y se convirtió en auditor general de finanzas tras la muerte de Jean-Baptiste Colbert (1683).

El hotel, clásico edificio entre patio y jardín, presenta fachadas de tres pisos de una sobriedad extrema. Los únicos ornamentos que pueden observarse en el patio son las grapas al final de los arcos en plena cimbra de las puertas y ventanas de la planta baja. Existe una curiosa disparidad entre la fachada principal de cuatro filas muy separadas y las fachadas laterales, de filas más cercanas y regulares, que sugieren que Bullet, probablemente aprovechó los elementos del edificio precedente durante la construcción del hotel. La impresionante fachada del jardín es mucho más ancha que la del patio, con sus diez filas. Un pabellón central de dos filas, con muy poco saliente, está adornado por un frontón con una figura del Tiempo de «Saturno sosteniendo en una mano su guadaña, con un reloj de arena a sus pies y apoyado en una columna quebrada donde se han trazado las horas para servir de cuadrante.» De manera perpendicular a la fachada, se encuentra la orangerie, un edificio de un piso coronado por una mansarda e iluminado por trece ventanas. La puerta-ventana central está rematada por un frontón donde una figura de la Verdad remite a la del Tiempo de la fachada principal. Estos dos altos-relieves se atribuyen a Laurent Magnier (1615-1700).

De la decoración interior del hotel, solo se ha conservado la escalera de honor, con su barandilla de hierro fundido, primer ejemplo conocido en Francia, de la utilización a gran escala de esta técnica totalmente innovadora a finales del siglo XVII, y un extraño gabinete de espejos que es el testimonio de la riqueza y de la fastuosidad del constructor del hotel.

 

Un "mártir" de la Revolución

El huésped más conocido del hotel es sin duda Louis-Michel Le Peletier de Saint-Fargeau (1760-1793), bisnieto de Michel Le Peletier de Souzy, que heredó la residencia en 1779. Representante de la nobleza de los Estados Generales de Francia, se unió el Tercer Estado a partir del mes de julio de 1789. A partir de entonces, se convirtió en uno de los más fieles defensores de la causa del pueblo. Embajador del departamento de Yonne durante la Convención, votó a favor de la muerte de Luis XVI, el 20 de enero de 1793. Esa misma noche, mientras cenaba en un restaurante del Palacio Real, fue apuñalado por un antiguo guardia del rey, Philippe de Pâris. Tras conducirlo a su casa, murió la mañana del 21 de enero, unas horas antes de la ejecución del Rey. La Nación lo declaró a partir de entonces «mártir de la Libertad» y se organizaron grandiosos funerales, orquestados por el pintor Louis David, antes de llevarlo al Panteón. Junto con Jean-Paul Marat, asesinado el 13 de julio de 1793 y Marie-Joseph Chalier, ejecutado el 17 de julio del mismo año, forma la tríada de los «mártires de la Revolución», objeto de un culto oficial durante el periodo del Terror.

La hija del convencional regicida, Suzanne, esposa de su primo, Léon Le Peletier de Morfontaine, vendió el hotel en 1811, lugar donde ya no residía. A partir de ese momento, pasó por diversas manos y fue ocupado sucesivamente por varias instituciones de enseñanza, y más tarde, en 1863, por la Compañía General de Correos de paquetes y transportes internacionales. En 1895, la Ciudad de París compró el hotel para instalar su biblioteca histórica que, desde 1872, cohabita con las colecciones municipales del hotel Carnavalet. El traslado se hizo entre 1896 y 1898.

 

El hotel se une al museo Carnavalet


En 1968, la biblioteca se traslada de nuevo para instalarse en el hotel Lamoignon, en la calle Pavée, en vistas de una ampliación indispensable del museo. Hubo que esperar hasta 1984 para que el proyecto tomase forma y hasta 1989, cinco años de obras, para que el hotel Le Peletier abriese sus puertas al público. Una galería que comunica con el primer piso del liceo Victor Hugo (previsto durante la construcción de este último, aunque nunca utilizado hasta el momento), une los dos edificios. En el hotel Le Peletier se presentan las colecciones del periodo revolucionario, de los siglos XIX y XX. Conforme a una tradición que remonta a los orígenes del museo Carnavalet, se dispusieron varios decorados procedentes de edificios parisinos: la boutique del joyero Georges Fouquet, anteriormente en la calle Royale, creada en 1901, siguiendo el proyecto de Alphonse Mucha (1860-1939); un salón particular que data de 1899, proveniente del Café de Paris, célebre restaurante que se encontraba en la avenida de la Ópera, gracias a la colaboración de Henri Sauvage (1873-1932) y de Louis Majorelle (1859-1926); o el salón de baile del hotel de Wendel (avenida de New-York), con fastuosas composiciones murales pintadas en 1925 por José-Maria Sert (1876-1945).

El hotel Le Peletier alberga también el gabinete de las artes gráficas y el gabinete de numismática del museo.


La orangerie


La orangerie, donde se presentaban desde los años 1920 las colecciones lapidarias de la Ciudad de París, fue totalmente rehabilitada en el año 2000. En ella se presenta una selección de la riqueza arqueológica municipal, ampliada recientemente gracias a los hallazgos del emplazamiento de Bercy (excavado en 1991-1992) y en particular también, gracias a viejas piraguas de más de 6.500 años.

La orangerie da a la plaza Georges Cain, rehabilitada en 1923, que conserva las dimensiones del antiguo jardín del hotel. En el centro, un macizo de flores sustituye el estanque mencionado en las descripciones anteriores. Se ha instalado una escultura de Aristide Maillol, (1861-1944) la Ile de France (1925), que reemplaza desde 1993 la Flora de Philippe Magnier (1647-1715), actualmente en el Louvre, que se había colocado en 1926.
En el muro intermedio del liceo de Victor Hugo se han dispuesto elementos arquitectónicos procedentes de diversos monumentos parisinos desaparecidos, en particular, del antiguo Hôtel de Ville (ayuntamiento) y del Palacio de las Tullerías.

El hotel Carnavalet es uno de los pocos testimonios de la arquitectura del Renacimiento de París, junto con el patio de forma cuadrada del Louvre. Se trata de uno de los hoteles más antiguos del barrio parisino de Le Marais, construido entre 1548 y 1560 por Jacques des Ligneris, presidente del Parlamento de París. En 1578 el hotel adquiere su apelación actual, por deformación del nombre de su siguiente propietaria, de origen bretón, la señora Kernevenoy.

Crédit photographique: Escalier d'honneur de l'hotel le Peletier de Saint-Fargeau © DAC - Antoine Dumont
Salle des droits de l'homme © DAC - Antoine Dumont