+ TODOS LOS MUSEOS DE LA CIUDAD DE PARIS

Descubre los 14 museos de la Ciudad de París

» Fermer

La Cripta Arqueológica de la plaza Notre-Dame y las Catacumbas de París

El Museo Carnavalet de la Historia de París también incluye la Cripta Arqueológica de la plaza de Notre Dame y las Catacumbas de París (incorporadas a Carnavalet, respectivamente, en 2000 y 2002). Así pues, se trata de tres lugares dedicados a la historia y a la memoria de París.

 

La Cripta Arqueológica

Habilitada en 1980 bajo la plaza de la Catedral de Notre Dame de París para presentar los vestigios arqueológicos descubiertos durante las excavaciones realizadas entre 1965 y 1970, la Cripta ofrece un panorama único sobre la evolución urbana y arquitectónica de la Isla de la Ciudad, corazón histórico de París.

Al descubrir los edificios que se han sucedido en el sitio desde la Antigüedad hasta el siglo XX, el visitante revive el curso de la historia. El pasado de la Antigüedad, el medieval y el clásico resurgen con el muelle del Puerto de l’Antique Lutèce, el establecimiento de baños públicos galorromano, la muralla de principios del siglo IV, el sótano de la antigua capilla del Hôtel-Dieu, los restos medievales de la rue Neuve Notre-Dame, los cimientos del Hospice des Enfants Trouvés y los trazados de las alcantarillas de Haussmann.

Reavivando el recuerdo de uno de los más antiguos barrios parisinos, la Cripta muestra cómo la ciudad no ha dejado de reconstruirse sobre ella misma desde hace más de dos mil años.

 

Las Catacumbas de París

Verdadero laberinto situado en el corazón del París subterráneo, las Catacumbas fueron habilitadas en las galerías de antiguas canteras cuyas piedras se emplearon para construir la capital.

A 20 metros bajo tierra, el osario reúne los restos de alrededor de seis millones de parisinos, trasladados entre finales del siglo XVIII y mediados del siglo XIX a medida que se cerraron los cementerios por razones de insalubridad - el primero, en 1785, fue el Cementerio de los Inocentes, situado en el actual barrio des Halles.

A lo largo de una maraña de galerías oscuras y de estrechos pasillos, el visitante descubre una puesta en escena de la muerte con las osamentas dispuestas en un decorado romántico-macabro. «Arrête, c’est ici l’empire de la mort» («Detente, éste es el imperio de la muerte»): situado a la entrada del osario, este alejandrino encabeza una larga serie de sentencias, poemas y otros textos profanos o religiosos que confieren una dimensión meditativa al recorrido.

Pilares de contención, socavones o incluso un baño de pies de los canteros evocan el origen del lugar, las canteras de caliza, aguzando la curiosidad del visitante.

Este lugar único restituye de manera conmovedora la historia de los parisinos e invita a un viaje fuera del tiempo.

Crédits photographiques: La crypte archéologique © Philippe Ladet
Les catacombes de Paris © Alin Lahut